RUTINA Y DESCANSOS

Es de mucha relevancia que te marques un horario, si antes trabajabas en una oficina puedes continuar el mismo. Cúmplelo para tener luego tus tiempos de descanso. Si vas realizando pequeñas pausas durante tu día sucederán dos cosas: tu lista de tareas atentos va a seguir amontonándose y tú vas a tener la sensación de que tu día fué interminable.

NO TE DISTRAIGAS

Que trabajes desde casa no es sinónimo de que consigas ver todo el muestreo de Netflix o inclusive evaluar todos los filtros de Instagram. ¿Estarías pegado a las comunidades por ocio a lo largo de tu día en la oficina? Entonces en el hogar sigue las mismas normas, ¡me lo agradecerás!

SEPARA LAS TAREAS DOMÉSTICAS DE LAS LABORALES

No aproveches para poner lavadoras o para limpiar el suelo mientras a lo largo de tu día. Es sustancial que poseas separas las tareas, de esta forma limitarás los tiempos y espacios de trabajo. ¿Lo ideal? Que tu espacio de trabajo no fuese la cuarto o el salón, impide que sea aquellas habitaciones donde pasas más horas, de esta forma mantendrás a raya la división que mencionamos antes.

DÚCHATE Y VÍSTETE

Que no te parezca algo evidente, para sentir que estás en el trabajo tienes que comportarte como tal. Cuando suene tu despertador, dúchate y vístete como si fueses a proceder a la oficina. Si trabajas en ropa práctica o en pijama no vas a tener la sensación de estar activo y no vas a ser 100% productivo.

¿Quieres entender más sugerencias o inclusive utilidades para llevar a cabo más eficiente tu trabajo en remoto? Entonces no puedes perderte mi último vídeo en Youtube ni la más reciente guía publicada en mi blog.