¿Qué es la digitalización? ¿En qué radica la digitalización empresarial?

empezaría por lo cual NO es, dado que en el desconcierto de actualmente se constituyen las utilidades con los objetivos. Antes de comenzar a comentar sobre qué es la digitalización, es atrayente que nos fijemos en qué no es, para abarcar este desarrollo dentro de una empresa:

  • NO es montar un CRM.
  • NO es informatizar uno, numerosos o todos los procesos de la compañía.
  • NO es marketing digital.
  • NO es llevar a cabo una web de ventas en línea.
  • No es registrar información de los usuarios en un formulario del CRM, es la búsqueda de comprender a nuestro cliente.

No es vender por Internet en vez o a la vez que en la tienda o negocio físico. Es estar donde están y donde van a estar nuestros usuarios dándoles lo que cada vez denuncian más y cómo lo denuncian.

No es achicharrar a los usuarios con banners hasta que nos compren una aspiradora, es que los usuarios nos busquen cuando quieran limpiar su casa.

Sin embargo, la digitalización sí que utiliza todas las anteriores y alguna más, pero estas son utilidades en un objetivo muchísimo más estratégico, donde el calado de los cambios en la empresa es total.

No nos quedaremos solamente en “mejorar nuestro trabajo” siendo más eficaces (que lo lograremos) sino que nos transformaremos tanto que vamos a hacer otras cosas.

Al fin y al cabo, la digitalización es la adecuación del modelo de negocio de la compañía para ajustarse al cambio que han sufrido los hábitos y prácticas de los clientes en primera instancia, para modelos B2C, pero además aplicada en modelos B2B.

En la actualidad nos encontramos frente un cliente que cambió sus hábitos, está hiperinformado, tiene una aptitud de adquirir en algún lado y tiene ingreso instantáneo a la información.

Esta es la clave: todo el desarrollo de digitalización se compone de estudiar a estar alerta, más cerca de nuestros usuarios, más alerta a la rivalidad, más alerta a los cambios tecnológicos y a las transformaciones colega culturales.

Todo esto nos transporta a numerosas preguntas: ¿debemos cambiar? ¿cuándo?¿cómo?

Pero además deberíamos preguntarnos: ¿qué cambió para que una compañía deba transformarse? ¿En que nos transformamos?

Para eso, he listo esta guía o metodología para la implementación de un Servicio Gestionado de Transformación Digital.

¿Por qué un Servicio Gestionado? Ya que bien, dado que esto es un desarrollo y no un solo un hito a lograr, el criterio de servicio encaja mejor que un emprendimiento.

La causa de estar gestionado tiene su explicación: es muy posible que tu organización requiera asistencia externa por lo menos en el transcurso de un tiempo y, ¿qué mejor fórmula que sea un servicio gestionado con sus tareas, KPIs e indicadores de adelanto?

Para ayudarnos a comprender verdaderamente la intensidad del cambio continuaremos con varias deducciones más que nada lo que cambió a lo que nos rodea.

¿Debemos cambiar si deseamos comenzar nuestra digitalización?

Muy simple. Si todo lo mencionado estuviera relacionado con lo que desean los hombres de negocios o con el nivel de estrés que debe aguantar nuestro personal, ¿para qué cambiar? Se ve que nos hemos olvidado de lo verdaderamente importante: el cliente.

Esta es la habitual explicación de quien no quiere confrontar al cambio, pero quien verdaderamente cambió has sido el cliente, el cliente, el cliente de nuestro cliente si estamos trabajando en B2B. Es él quien genera esta revolución.

El cliente tiene cada vez más detalles, más grande poder de elección y aptitud de crear opinión. Además, tiene a su disposición canales de información de los que hasta recientemente sólo disponían las marcas.

El cliente quiere jugar, comunicar, conversar; y cuando mencionamos conversar es eso, no escuchar, no recibir comunicados fríos, no tragarse avisos que no cree.

El cliente quiere que las marcas a la cuales les otorga su seguridad, le traten como a un individuo. No quiere pasarse una hora al teléfono, cuando puede recibir un dirección de correo electrónico.

Algo más que no debemos dejar a un lado: nuestros empleados están modificando.

Las novedosas generaciones de empleados por el momento no se motivan con las mismas palancas, ni interactuan de esta manera con los camaradas, ni perciben la autoridad de esta manera.

A nuestros nuevos empleados les agrada trabajar de manera colaborativa, estudiar y confrontar a desafíos. No desean ser jefes de nadie, ni tener jefes de “ordeno y mando”.

Desean trabajar en un emprendimiento habitual, gozar de su trabajo y si no lo logran ya se buscarán a otro.

Por consiguiente, vamos a tener inconvenientes si pretendemos retener a usuarios y a empleados, primordialmente porque en este cambio ,ya no solo tecnológico sino además cultural, por el momento no se quita a nadie sino que se fidelizan y se crea seguridad.

Y AHORA, ¿QUÉ HAGO?

No debemos abrumarnos con la inmensidad de cambios, pero tampoco ocultar la cabeza bajo tierra.

Te invito a que te des cuenta mi “metodología” para planificar y organizar este cambio dentro de tu negocio con el siguiente Webinar sobre Transformación Digital: una metodología para enfrentar el reto de la digitalización.

Transformación digital: una metodología para enfrentar el reto de la digitalización

Si estás viviendo un desarrollo de transformación en tu compañía te sugerimos nuestro e-Book con las 50 Tendencias de Negocios y Economía digital para consigas abrirte sendero hacia la digitalización.

Y si terminantemente deseas emprender la civilización digital en tu compañía no tengas dudas en averiguar el MBA in Digital Business, donde vas a aprender todo sobre emprendimiento digital para adelantarte a eso que está por venir en tu área.