Seguramente las denominaciones marketing digital o marketing en línea te resultan familiares.

Pero, ¿tienes claro qué significan? Te lo contamos en este articulo.

Qué es el marketing digital

El marketing digital (o marketing online) engloba todas aquellas acciones y tácticas de publicidad o comerciales que se ejecutan en los medios y canales de internet.

Este fenómeno viene aplicándose desde los 90s como una manera de mover las técnicas de marketing sin conexión al universo digital.

Simultáneamente al espectacular avance y evolución de la tecnología digital, el marketing en línea fué experimentando, de forma progresiva y muy ligera, profundos cambios tanto en las técnicas y utilidades usadas (y en su complejidad) como en las opciones que da a los receptores.

Cómo surgió el marketing online: de la web 1.0 a la web 2.0

En sus inicios, el marketing en línea se basaba en las páginas de internet 1.0 y venía a ser una translación de la propaganda de los medios habituales (televisión, radios, medios en papel…) a las primerizas páginas de internet, las cuales no permitían una bidireccionalidad en la comunicación con los individuos.

Las compañias anunciantes controlaban completamente el mensaje y se limitaban a exponerlo a la audiencia.

Además, la propaganda de la etapa web 1.0 se limitaba, en la mayor parte de las oportunidades, a reproducir un escaparate de productos o servicios con apariencia de muestreo en línea.

Sin embargo, esta clase de propaganda ya apuntaba atrayentes virtudes, como la llegada probablemente universal, la oportunidad de renovación de los contenidos y la conjunción de contenidos escritos, imágenes y, de a poco, además formatos multimedia.

Pero, en algunos años, llegó la revolución. Un loco avance tecnológico permitió la primer parte masiva de un internet de nivel superior.

Nacía la web 2.0 y, con ella, el marketing 2.0 (como además se conoce al marketing digital u en línea actual). ¡Y menudo cambio!

Desde ese instante, comenzó a ser viable que todos los individuos compartieran información de forma sencilla por medio de las comunidades, foros o interfaces, dando permiso el trueque instantáneo de piezas que antes eran inviábles, como imágenes y vídeo.

Internet pasó a ser muchísimo más que un medio de búsqueda de información y se transformó en una enorme red social.

En la actualidad, la red ya unicamente se sabe como un medio de canjear información en dos direcciones.

El retroalimentación es, entonces, total y primordial entre marcas y individuos, con los pros y contras que ello acarrea.

Las utilidades del marketing digital

El marketing digital pone a nuestra disposición una sucesión de utilidades de enorme diversidad desde las que tienen la posibilidad de hacerse desde pequeñas acciones a básicamente coste cero hasta complicadas tácticas (y por supuesto más costosas) en las que se tienen la posibilidad de unir inmensidad de técnicas y elementos.

Estas son las principales:

Web o blog

Sin duda, una página o un blog son dos de las primordiales utilidades desde las que agrupar una operación de marketing digital o de inbound marketing (estrategia digital para atraer individuos y convertirlos en usuarios por medio de la creación de contenido de valor y no intrusivo).

No obstante, la utilización de una página o blog como eje central no supone peculiaridad, sino todo lo opuesto.

Es viable usar, de forma complementaria o paralela, otras acciones digitales para ofrecer más grande visibilidad a las campañas: comunidades, interfaces de vídeo o foros, etc.

Una vez poseas claro si deseas tener una página, un blog o las dos, ten presente que vas a tener que tomar otras elecciones.

Entre otras cosas, qué dominio utilizarás, dónde alojarás tu página (nosotros siempre sugerimos apostar por Hostings de España), cómo va a ser la arquitectura del site, qué contenidos va a tener, cómo los crearás, qué técnicas utilizarás para hallar que los individuos lleguen a tu página…

Buscadores

Los buscadores, como Google, Yahoo o Bing, son utilidades que aceptan a los individuos de internet hallar contenidos relacionados con aquello que están intentando encontrar

Publicidad display

Es la rama del marketing digital más clásico. Podría considerarse la valla publicitaria del medio digital.

Hablamos de avisos (banners) de diferentes tamaños y formatos (textos, imágenes, gráficos, vídeos…) que llenan un espacio en los sitios de internet de una manera interesante y llamativa.

Email marketing

Esta heredera del tradicional buzoneo es, probablemente, la utilidad más veterana pero por el momento eficiente por haber conocido ajustarse a los cambios y su aptitud de trabajar en conjunción con otras tácticas, como el rastreo y la nutrición de leads (lead nurturing).


El correo electrónico marketing puede hacerse a bases de datos propias o ajenas, desde las cuales se desarrollan mensajes con apariencia de newsletter, boletines, listados, tutoriales, etc.

Redes sociales

Estas interfaces, como vas a saber, no dejaron de crecer y ganar popularidad desde la aparición del marketing digital.

Además, supieron ajustarse muy bien a los cambios y solicitudes de los individuos y de los hábitos de consumo.

Las virtudes del marketing digital o marketing online

El marketing digital es un plan infaltante para las marcas por la enorme ocasión de desarrollo, posicionamiento y ventas o captación de usuarios que representan.

Los usuarios potenciales, o por lo menos su enorme mayoría, están todo el tiempo conectados a internet desde el PC y, en los años anteriores, además por medio de sus smartphones o tabletas.

Este contexto ha propiciado un extenso abanico de virtudes del marketing digital, entre las que destacan:

Costes asequibles.

El marketing en línea es alcanzable en relación a presupuesto, más que nada si se los compara con los canales de marketing habituales como, entre otras cosas, la tv, la radio o la prensa.

Mayor aptitud de control, actualización y rectificación de las campañas

gracias a la obtenida y oportunidad de consulta en el mismo instante de los resultados que se consiguieron, además, de forma precisa.

Gran elasticidad y dinamismo.

Con la oportunidad de hacer tests y cambios sobre la marcha en funcionalidad de los resultados que se consiguieron y el accionar de los individuos en relación a una operación.

Permite una segmentación muy específica, personalizada y precisa.

En una operación de marketing en línea, la compañía puede dividir sus campañas sabiendo los datos sociodemográficos, psicológicos de los individuos, de esta forma como según su accionar en internet.

Permite una medición precisa de la operación. Resultados que se consiguieron, provecho, retorno de la inversión (ROI), etc.